Iguana Death Cult

Crónica : Áurea Cuní ( aurea@vi-twins.com)

Fotocrónica Jesús Amodia ( jesus@vi-twins.com)

IGUANA DEATH CULT

 

Concierto de los holandeses garageros Iguana Death Cult en la madrileña Fun House.

Son un grupo que les deben mucho a King Gizzard and Lizard Wizard e incluso a los Cramps, con canciones tanto psychobilly como con escalas de rock clásico, éstas muy monótonas y casi sin melodía lo que les hacía parecer todas iguales entre sí.

Son un cuarteto joven con muchísima energía que parecía que les daban descargas eléctricas sin parar de gesticular.

 

El bajista, Justin Boer, con el bajo colocado super alto y sin dejar de pegar saltitos, a veces tocaba riffs doblados de guitarra y bajo y en alguna ocasión las dos guitarras y el bajo, tocaban el mismo riff.

El cantante y guitarrista Jeroen Reek, con colgador de purpurina, sin cesar de mover su melena rizada, se quedaba en trance, no paraba de pegar saltos y en varias ocasiones casi se tira por la borda.

 

 

 

El otro guitarrista, Tobias Opschoor, con el pelo tapándole la cara, berreaba y hacía riffs con su guitarra de 12 cuerdas (una de ellas rota) a dúo con Jeroen.

 

Era curioso cómo el batería Arjen van Opstal acompañaba los ritmos, dando al plato en lugar del charles. A veces parecía ochentero dando al timbal base como hacían Killing Joke o Echo and the Bunnymen. Era curioso cómo el batería Arjen van Opstal acompañaba los ritmos, dando al plato en lugar del charles. A veces parecía ochentero dando al timbal base como hacían Killing Joke o Echo and the Bunnymen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apuntaban maneras, no en vano habíamos preparado este concierto a conciencia, pero en directo nos parecieron muy repetivos.

Todas las fotos